Page Visited: 143
Comparte este post
Read Time:1 Minute, 48 Second

René Magritte no suele nombrarse como uno de los pintores más influyentes de la historia, algo que sí ocurre con Van Gogh, Monet o Rembrandt.

Sin embargo, grandes intelectuales como Michel Foucault resaltaron la genialidad de Magritte. Una genialidad que lo llevó a desmantelar varias reglas que las corrientes pictóricas habían establecido durante siglos. 

Aquello se puede comprobar con meticulosos análisis de sus cuadros. Pero, además, es bastante revelador conocer el estudio que hace Foucault sobre Magritte y los enigmáticos textos ilustrados que el belga publicó en la revista La Révolution surréaliste

Foucault sobre René Magritte  

A finales de los 60, René Magritte le pidió al intelectual francés Michel Foucault que analizara algunas de sus obras. En especial, el cuadro denominado Esto no es una pipa.

Foucault observó que Magritte había hecho una pintura tan básica como pasmante: una pipa con la inscripción Esto no es una pipa. Para el catedrático, esta pintura abrió una serie de interrogantes relacionadas a las semejanzas, las representaciones, los significados de las cosas y los silencios del lenguaje.

Un cuadro que, al igual que los demás de Magritte, no ha sido diseñado para contemplar. En cambio, obliga a repensar lo que ya se creía evidente en la relación de las palabras y las cosas

Las palabras y las imágenes

Terminando los años 30, René Magritte creó 18 textos ilustrados que contenían breves pero profundas ideas sobre la relación entre las palabras y las imágenes. 

Cada enunciado pareciera exhibir los secretos del lenguaje. No obstante, sus aforismos presentan más misterios. René escribe: “Un objeto nos sugiere que existen otros detrás de él”, acompañando el texto con el dibujo de una pared. 

¿Es que aquella pared está ocultando otra imagen? ¿O, quizás, la duda que nos ha sembrado funciona para que reflexionemos largamente sobre el simple dibujo de una pared? 

Magritte pintaba filosofía. “Un objeto jamás produce el mismo efecto que su nombre o su representación”, reza otro de sus gráficos. 

Si no tememos que nuestros conceptos del arte se debiliten, démonos la oportunidad de conocer a Magritte.

Escrito por Víctor López

Foto de portada extraída del perfil de Xeniakenakis en Pixabay.

Comparte este post